Oran cristianos por derechos de niños

el

Oran cristianos por derechos de niños

Por Neftali García Arroyo

Con una oración, cristianos se unen para pedir por los misioneros que se encuentran en distintas partes del mundo y que viven épocas muy precarias, pero con un solo objetivo: El plan de salvación para la humanidad.

De esta forma, religiosos del templo Getsemaní realizaron una "Convención Misionera" con distintos escenarios para mostrar de alguna y otra manera cómo se vive en distintas partes del mundo como en Europa, Asia, África, y el Medio Oriente, donde niños y mujeres sufren distintos abusos.

Así lo dio a conocer el representante de los evangélicos, presbítero Elías Cuéllar Salce, quien mencionó que sin entrometerse en las diferentes leyes de algunas naciones que violan los derechos humanos de niños y mujeres que son tratados, simplemente, como objetos sin valor, ellos se unen en oración para que estas personas tengan el mismo valor en dichos países.

"El objetivo principal es hacer conciencia sobre la situación que se vive en esta ciudad y la tranquilidad de la cual algunos ciudadanos tenemos, gracias a la bendición de Dios, ya que en algunos países, los niños desde los diez años ya usan armas de fuego, así como las niñas son obligadas a casarse con hombres que les triplican la edad", dijo el entrevistado.

El también superintendente distrital comentó que los misioneros que van con el objetivo de llevar el conocimiento y la Palabra de Dios, el único creador del universo, a estas partes del mundo, donde algunos no conocen nada sobre Dios, corren el riesgo de perder la vida a manos de gobernantes y jefes guerrilleros que se oponen a la evangelización. 

"Es por eso que este día nos unimos en esta convención para pedir por los misioneros que se encuentran en distintas partes del mundo a costa de su propia vida, regalando la Palabra a niños y mujeres para que de alguna u otra manera se puedan erradicar estas costumbres que solo violentan los derechos humanos de niños, niñas y mujeres", agregó Cuéllar Salce.

Comentarios