¡Se busca!

el

¡Se busca!

-Congreso aprueba desafuero, autoridades van por Reveriano Pérez Vega

Por María Elena Ferral

Con  el desafuero del priísta Reveriano Pérez Vega, como alcalde de este municipio serrano, el afamado jefe de “la Banda de los Pelones”, se ha convertido en un prófugo de la justicia que buscará alcanzarlo, aunque desde hace un par de meses, se encuentra ausente de este municipio en el que gobernó en dos ocasiones y en donde “su gente”, confía en que saldrá bien librado de la cacería que se ha iniciado en su contra.

Los diputados veracruzanos avalaron el desafuero solicitado por la Fiscalía General del Estado en contra del “temido” Reveriano Pérez Vega, con lo que quedó separado del cargo como presidente municipal de Coxquihui, pues el pleno del Congreso determinó que había elementos suficientes para ejercitar la acción penal en contra del priísta, trascendiendo que el desafuero se dio con 34 votos a favor y siete en contra.

Pérez Vega habría comenzado a ser investigado desde el pasado 8 de marzo del año en curso, tras haber incurrido en algunos ilícitos en la comunidad de Sabanas de Xalostoc, por lo que al ser separado de su cargo, ahora es acusado por el presunto delito de evasión de presos en 2014, fecha en la que se había dictado la detención de Lorenzo Vega Vega; también es acusado de desobediencia y resistencia de particulares, abuso de autoridad y robo de un vehículo, por lo que queda sujeto a las investigaciones y a que se proceda en su contra.

Temido por unos, odiado por sus enemigos políticos, pero respetado por sus seguidores, Reveriano Pérez Vega, desde su exilio aún mantiene el control no solo de este municipio, sino de una gran parte de la demarcación serrana, compuesta por ocho municipios, a escasos dos meses de que concluya su mandato. Como era de esperarse, el Congreso veracruzano, aprobó su desafuero, por lo que ahora se desconoce quién será llamado para que concluya la administración municipal hasta el 31 de diciembre de este año, si será su suplente, la profesora María Eulalia García González o el síndico Jaime Vega Valencia. 

El ahora exalcalde priísta, Reveriano Pérez Vega, implantó una peculiar forma de “rendirle cuentas al pueblo”, “el Reve” hizo historia, directo, sin rodeos, siempre al frente de cualquier acción, solidario con su pueblo, implacable con sus enemigos, con sus adversarios políticos, convirtiéndolo en un “líder” natural, liderazgo que mantiene, aun estando fuera de su municipio y fue eso, precisamente, lo que lo llevó a perder el control de su municipio, sus prolongadas ausencias.

Pérez Vega, quien proviene de una familia humilde, asumió por primera vez la presidencia municipal de Coxquihui, en el periodo 2008-2010, tras abrirse paso solo, extendiendo su “dominio” en gran parte de la Sierra Totonaca, en donde se relacionó con otros políticos de la zona, entre ellos los hermanos Basilio y Benito Picazo Pérez, con quienes hoy mantiene una disputa por el control político de la región totonaca, sobreviniendo, finalmente, un rompimiento que los llevó a distanciarse, pues surgieron otros “inconvenientes” y desacuerdos, entonces buscó  nuevos aliados políticos para encumbrarse.

Coxquihui es un municipio serrano señalado también como “el rincón de la impunidad”, que en diversas ocasiones ha estado en “el ojo del huracán”, desde el surgimiento político del temido jefe de “la Banda de los Pelones”, hasta las “batallas” con el panista Lauro Becerra García, por la presidencia municipal, este lugar ha sido escenario de diversas manifestaciones violentas, sin duda alguna la de mayor impacto fue la masacre cometida el pasado 18 de marzo, al ser acribillados a balazos ocho personas, cinco policías municipales y tres civiles, dos hombres y una mujer, incluido Emilio Salazar, cuñado de Reveriano Pérez Vega.

Además, este municipio fue señalado el pasado 17 de octubre, por el Órgano de Fiscalización Superior, de formar parte de la lista de 121 municipios con un presunto daño patrimonial de 634 millones, pero no es el único de la sierra totonaca, en donde de acuerdo al informe de la cuenta pública de 2016, en lo que se refiere a los municipios serranos, se encuentran Coxquihui, con 27 millones 270 mil 203.68 pesos; Coyutla, con 12 millones 240 mil 863.46 pesos; Filomeno Mata, con seis millones 040 mil 058.64 pesos; Zozocolco, con 795 mil 900.03; Coahuitlán, con 449 mil 844.04 pesos y Mecatlán, con 281 mil, 642.17 pesos.

Comentarios