Mineras canadienses acaparan concesiones hasta el 2066

el

Mineras canadienses acaparan concesiones hasta el 2066

-La Secretaría de Economía ha otorgado 45 concesiones

Por Flavia Morales/Perla Sandoval 

En los últimos años, las mineras canadienses han acaparado miles de hectáreas en concesiones por 50 años que perdurarán en promedio hasta el 2066, para la exploración y explotación de oro, plata, y cobre en Veracruz.

La Secretaría de Economía ha otorgado 45 concesiones mineras para la exploración de estos minerales en casi 100 mil hectáreas en municipios como Alto Lucero, Actopan, Las Minas, Las Vigas, Tatatila, Jalancingo, Perote, Huayacocotla, Pánuco, Pueblo Viejo, y Uxpanapa.

La minera caballo blanco, filial de la canadiense Candelaria Mining, quien desarrolla el proyecto minero a cielo abierto La Paila en Alto Lucero, concentra 11 concesiones mineras en la región con más de 19 mil hectáreas. Además del proyecto minera La Paila, la empresa ha informado a sus inversores que tiene otros cuatro prospectos de exploración en la región: Autopista (Highway North), Las Cuevas, Bandera Norte y Bandera Sur, que le permitirían extenderse por lo menos nueve kilómetros más hacia Actopan, muy cerca del sitio ramsar de La Mancha. 

El proyecto se ubica a solo tres kilómetros de la Central Núcleo Eléctrica Laguna Verde y cuatro kilómetros del reactor, lo cual aunado a que el tajo a cielo abierto se instalará en 295 hectáreas de área forestal, ha causado la alarma de la comunidad ambiental y científica. 

A esta amenaza, se suma la minera Minera Gavilán, SA de CV, y Minera Alondra, SA de CV, filial de la canadiense Almadén Minerals Ltd, quienes tienen el proyecto de exploración El cobre y a la fecha han realizado más de 100 barrenos de perforación en Actopan. 

AVALAN SEDEMA Y SEMARNAT 

Con el aval de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) han obtenido en los últimos dos años siete permisos para el proyecto en las localidades de Tinajitas, Los Baños, San Juan Ojital, San Juan Villarica, El Porvenir y el Rancho Nueva Italia. 

En los municipios de Las Minas, Las Vigas y Tatatila, Minerales El Prado –filial de la canadiense Chesapeake Gold Corp– tiene desde el 2007 ocho concesiones por 50 años para la exploración de oro, cobre y fierro en la región. A estas concesiones se suman siete concesiones para los mismos municipios de empresas como: Roca Verde Exploración de México, María Elena Fernández Anchondo, Arturo Callejas Pale, y Adolphus Hilbert Henry Langenscheidt Field y Socs, que suman casi dos mil hectáreas de exploración y explotación. 

En Huayacocotla, la minera de origen peruano Minera Hochschild México tiene una concesión por 50 años para la explotación de minerales, que se suma a Minera Sumex de inversión alemana-mexicana quien tiene una concesión de más de 300 hectáreas en el municipio. En 2016, se concesionaron hasta el 2066 un total de 560 hectáreas a las personas: Julio Cesar Fernández Durán y Lorenzo Miguel Francisco, para la exploración y explotación de los lotes Las Palmas y Miguelito en Uxpanapa. 

IGNORAN A COMUNIDADES 

Nadie pregunta a las comunidades si están de acuerdo con los proyectos mineros. El párroco de Mozomboa, Urbano Domínguez Grijalva, acusó que proyectos mineros como El Cobre, en la zona de Tinajitas y Los Baños en Actopan, se han impuesto a las comunidades sin preguntarles si están de acuerdo. “Los proyectos extractivistas han sido impuestos a la gente, jamás les han preguntado si quieren esto, se les ha impuesto ofreciendo pequeñas dádivas y ofrecimientos de empleo, sin darle la información completa”. 

Dijo que las empresas llegan con los pobladores y les ofrecen beneficios mínimos a cambio de firmas que avalen la devastación de sus comunidades. “Llegan con las personas humildes y ofrecen un poco de pintura para la capilla, una florecitas para la fiesta patronal, unos trastecitos en 10 de Mayo, pero a cambio de unas firmas. Pensamos que las quieren usar para decir que la gente está de acuerdo con ese proyecto”.

El clérigo aseguró que en esta zona ni la Iglesia ni los pobladores están de acuerdo con proyectos extractivos, por lo que no permitirán que se siga afectando el ambiente. “Hemos hablado con iglesias, con escuelas, porque han insinuado que estamos de acuerdo, pero eso no es cierto. En seis años no se me ha acercado algún promotor”. 

VERACRUZ, EN EL OJO DEL HURACÁN POR CONCESIONES MINERAS 

A los activistas y defensores del medio ambiente preocupa la cantidad de concesiones para la realización de proyectos extractivos en la entidad veracruzana. Para el coordinador de la región sur de Pueblos de Veracruz Unidos por la Dignidad y la Vida, Miguel Rosado Viveros, la entidad está en “el ojo del huracán” por la cantidad de proyectos de extracción que se tienen contemplados. 

Dijo que no solo hay proyectos de minería a cielo abierto, sino aquellos relacionados con extraer agua de los ríos para favorecer actividades mineras. Tal es el caso de la intención a nivel federal de quitar veda del río Actopan y La Antigua, que según dijo sería para llevar agua para las empresas mineras. En este caso, dijo que esto afectaría a municipios de la zona y sus actividades como la agricultura y la producción de caña de azúcar y mango. 

VERACRUZ NO ES EL GRAN DORADO 

El activista negó que Veracruz sea “el gran dorado”, como señaló el asesor de la empresa minera Candelaria Mining, que pretende explotar el cerro de La Paila. “Cuando ellos se van dejan devastación, el pueblo no puede dejar que le compren su voluntad”.  

Y es que dijo que los ofrecimientos de las empresas extractivas son interesantes pero no ciertos porque lo hacen para que la gente no se resista a la instalación de estos proyectos. “Las empresas dicen que habrá dinero y trabajo, pero es todo lo contrario, por eso queremos que cada municipio se vaya declarando libre de minería tóxica”. 

Consideró que el hecho de que las empresas logren el aval de la Federación no es excusa para que los municipios no se opongan a proyectos mineros, de hidroeléctricas, entre otros, pues dijo que existen las herramientas necesarias para frenarlos. 

“Los municipios son autónomos y cada uno decide si deja entrar a sus terrenos para estos proyectos porque los últimos permisos los da el Ayuntamiento con el cambio de uso de suelo y de construcción. Así tengamos a todo el país concesionado, si los municipios dicen ‘aquí no entran’, no entran porque tienen el respaldo de la población”. 

EMPRESAS EXTRACTIVAS, UN PELIGRO: LAVIDA 

Por su parte, el integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativa y Defensa Ambiental (Lavida), Emilio Rodríguez, alertó que las actividades extractivas se complementan, por lo que al llegar un proyecto se abre la posibilidad para que lleguen otros igualmente riesgosos. 

“La extracción de hidrocarburos va asociada a otros proyectos que de igual manera lastiman el medio ambiente. Las cifras más optimistas hablan de un 3% de cobertura forestal que queda sana en el estado y es ahí donde se encuentran la mayoría de estos proyectos de petróleo, de extracción de minería metálica y proyectos de hidroeléctricas”. 

Dijo que estos proyectos extractivos ponen en riesgo la posición de Veracruz como el tercer estado con mayor biodiversidad, solo después de Chiapas y Oaxaca. Recordó que por la entidad escurren el 30% de las aguas nacionales que van a dar al Golfo de México y que al ser un baluarte en términos de biodiversidad, la entidad está obligada a resguardarse. 

Por ello, dijo que actividades como la extracción de hidrocarburos ha provocado que Veracruz sea pionero en la devastación ambiental. “Basta con que cualquier persona vaya a Poza Rica, Coatzacoalcos, para darse cuenta del impacto que ha tenido. 

“La extracción de hidrocarburos nos ha dejado en la lona, porque este tipo de actividades dañan al ambiente de manera permanente, alteran bioquímicamente los suelos y eso es irreversible en la mayoría de las ocasiones”.  

40% DE VERACRUZ, CON FRACKING 

Alertó que actualmente el 40% del territorio veracruzano está sujeto a la posibilidad de tener fracking en su territorio, aunque reconoció que las cifras no son exactas porque el Gobierno Federal ha ocultado información. “Solamente existen mapas que el Gobierno de Estados Unidos ha desarrollado en nuestro país. Prácticamente todo el norte del estado, la zona centro, hay una franja entre el Puerto de Veracruz hasta Tierra Blanca, están en riesgo por el fracking”. Insistió en que el modelo energético de este país está inclinado para favorecer cierto sector privado y eso lo hace insostenible.  

“Es insostenible, no hay naturaleza que lo aguante, ni sociedad que la aguante. Es vergonzoso la manera en que la Federación, los estados e incluso los municipios atienden el tema ambiental, siempre se echan la bolita los unos a los otros”.

Además, advirtió que hay un sector de la ciencia que está pagado por las empresas para construir argumentos que favorezcan a sus proyectos frente a las autoridades y la sociedad civil.  

“Es una ciencia tecnócrata la que tienen a su disposición y con la que hacen ver que son argumentos científicos. Los sobornos están ahí, este modelo se ha instalado con la corrupción o, no se entiende sin esta”. 

A esto se suma que hay una ausencia total en el debate público de este tema por parte de los candidatos a gobernador, diputados federales, locales, senadores y para presidente de la república. 

“Es una ausencia que es penosa. Es preocupante que hasta la fecha en las campañas el tema ambiental esté relegado y cuando lo abordan es de manera superficial”. Ante este panorama, dijo que el riesgo que se corre es mucho, pues es cada vez más complejo resguardar el ambiente.

“Si el agua que nos tomamos y que cada vez es más difícil de acceder en las ciudades, el aire limpio, los servicios ambientales que dan los bosques, mares y lagunas o el dinero que van a lograr generando electricidad de los ríos o extrayendo gas o petróleo de nuestros subsuelos”.

ACTOPAN Y ALTO LUCERO SE DECLARARÁN LIBRES DE ACTIVIDADES MINERAS

El próximo 7 de junio en Actopan se entregará el acta de la sesión de Cabildo para establecer que el municipio está en contra de la minería y especialmente de la minería a cielo abierto. 

Los municipios de Actopan y Alto Lucero se declararán libres de actividades de minería, informó el momento de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), Guillermo Rodríguez. 

Dijo que el primero de ellos será Actopan, que el próximo 7 de junio entregará el acta de la sesión de Cabildo para establecer que el municipio está en contra de la minería y especialmente de la minería a cielo abierto. 

“A las 12:00 del día tendremos un evento de fiesta en Actopan porque el alcalde se comprometió a entregarnos el acta de Cabildo donde declarará al municipio libre de minería tóxica”. 

Dijo que se buscará que los 25 municipios cercanos al proyecto Caballo Blanco de la minera canadiense Candelaria Mining se declaren libres de esta actividad. 

“Si logramos tener 30 actas de los municipios en donde sería esta extracción de minerales sería una victoria extraordinaria y un legado que le dejaríamos a futuras generaciones”.

Rodríguez Curiel indicó que con ello el municipio negaría cualquier cambio de uso de suelo para empresas mineras.

En el caso de Alto Lucero, señaló que ya hubo acercamiento con el alcalde que se comprometió a entregar el acta de Cabildo que acredite esta posición.

Cabe destacar que estos dos municipios se sumarían a los municipios que en años anteriores se han declarado libres de minería, como en el caso de Tlapacoyan, que hace un año logró este decreto.

Además, dijo que al menos de manera verbal los alcaldes de Emiliano Zapata y Xalapa también se han pronunciado en contra de la minera

PROYECTO CABALLO BLANCO SOLO TRAERÁ DEVASTACIÓN 

El académico y miembro del Consejo Nacional de Desarrollo Sustentable de la Semarnat, Eckart Boege, desmintió punto por punto los supuestos beneficios que ofrece la empresa minera Candelaria Mining para lograr el aval de su proyecto en el cerro de La Paila, de donde pretende extraer al menos 20 toneladas de oro.

Proliferación de drenajes ácidos que llegarían al mar, sobreexplotación de ríos, eliminación de bosques de encinos y devastación del patrimonio biocultural, son algunos de las consecuencias que generaría el proyecto minero de Caballo Blanco en la zona de Actopan y Alto Lucero.

Explicó que los asesores de este proyecto, que incluye al menos otros seis en la zona, han dado información sesgada o incompleta para lograr que se apruebe la extracción de oro pasadas las elecciones.

Uno de los puntos más preocupantes para el académico es que para lograr el metro cúbico de oro que pretenden extraer en los primeros siete años, se deberá remover al menos 136 millones de toneladas de tierra del Cerro, con lo cual la idea de que se trata de explotar “solo la punta” de La Paila es mentira. 

“Se tiene que remover aproximadamente 136 millones de toneladas, de las cuales 70 millones de toneladas se requieren para descapotar el cerro para llegar al mineral”.

Además, se requiere del uso de 14 millones de litros de diésel, siete mil toneladas de explosivos, ocho millones de metros cúbicos de agua y siete mil 500 toneladas de cianuro para lograr obtener el metal precioso.

DRENAJES ÁCIDOS

Para el investigador y otros 52 expertos que conformaron un estudio sobre el proyecto, uno de los mayores problemas no resueltos es la generación de drenajes ácidos que irían a parar al mar. 

“La empresa dice que es material inerte, pero no lo es porque se remueven azufre, arsénicos y otros productos y con las lluvias genera drenajes ácidos que duran hasta 200 años”.

Cabe destacar que el drenaje ácido es una conjunción de azufre, oxígeno y agua, que genera ácido sulfúrico y que podría contaminar y permear los ríos y la laguna costera de Palma Sola, lo cual provocaría la contaminación y hasta disminución de especies marinas como: camarón, ostión y robalo.

“Acumular el agua de lluvia en la laguna de desahogo y eso es grave porque si esa laguna de captación se vuelca, los cianuros se derramarán e irían a una corriente principal que va a la laguna costera que son el centro principal de producción de productos marinos como camarón, ostión, robalo”.

Acusó que la empresa canadiense dijo que no han encontrado una cantidad de azufre significativa para preocuparse por los drenajes ácidos, pero que esto se debe a que en el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) presentado a la Semarnat solo verificaron los niveles en cinco de los más de 300 kilómetros de barrenos horadados en la zona.

USO DE EXPLOSIVOS CERCA DE LAGUNA VERDE

El investigador Eckart Boege advirtió que tampoco el uso de explosivos es un tema resuelto, pues además de dinamita la empresa deberá usar cianuro para extraer el oro y que aunque Candelaria Mining contará con una “alberca de jale” o laguna de lixiviación, se desconoce a dónde irán a parar los desechos.

Dijo que uno de los principales peligros es la cercanía del proyecto del cerro de La Paila con la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde y de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y las líneas de alta tensión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Hay cinco ductos de Pemex a menos de medio kilómetros y a 2.8 kilómetros de la minera y las líneas de alta tensión de la Comisión Federal de Electricidad pasan a 500 metros del tajo que se pretende hacer”.

Este sería el primer caso a nivel mundial en que una minera a cielo abierto se ubicara tan cerca de una nucleoeléctrica, pues aunque la empresa dijo que hay casos en Estados Unidos, la planta fue instalada una vez que la mina ya estaba en la zona. 

Dijo que Candelaria Mining tampoco ha evaluado de manera veraz el impacto de fenómenos meteorológicos en el lugar, pues aseguró que las estimaciones presentadas en la MIA solo corresponden a la zona de Alto Lucero y no toman en cuenta lo que ocurre en un perímetro mayor.

“En 1999 hubo una sinergia entre tormenta tropical y norte, llovió 400 mililitros y hubo inundaciones. ¿Qué pasará si la laguna de lixiviación se inunda?”.

FLORA PREHISTÓRICA, EN RIESGO

Sobre la flora, el investigador alertó que sería muy complejo trasplantar las cícadas de más de dos mil años de antigüedad, tal como propone la empresa, pues dijo que se trata de una zona de ocho mil hectáreas con por lo menos 32 especies de flora que están en vías de extinción.

El peligro que se corre, abundó, es que se pierda este lugar que funge como repositorio de especies que se han perdido en Veracruz y de otras que son exclusivas como encinos que son reductos del pleistoceno que se quedaron ahí y se adaptaron como un bosque de encinos templados.

“Del otro lado del socavón en el cerro de La Paila hay una comunidad de cícadas, que se generaron antes de la evolución y que hubieran flores. Hay ejemplares que tienen por lo menos dos mil 500 años de edad, más viejo que el árbol de tule en Oaxaca”.

Comentarios