Día Internacional de los Pueblos Indígenas

el

AGENCIA

El 9 de agosto, se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, retomando aquel día de hace 37 años en el que se dio en Ginebra la primera reunión del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Poblaciones Indígenas. Sin embargo, la atención de las Naciones Unidas hacia la situación y necesidades específicas de los pueblos indígenas había ya empezado en 1970, cuando la Comisión de Derechos Humanos encomendó a José Martínez Cobo un estudio general del problema de la discriminación contra las poblaciones indígenas. Sus conclusiones fueron la semilla de la cual brotaron, uno tras otros, los varios mecanismos de la ONU para abordar la situación específica de los pueblos: entre otros, el foro permanente, la relatoría especial, el mecanismo de expertos. En estos, la participación de los pueblos indígenas ha sido el elemento más importante, lo que ha dado solidez y legitimidad a estos mecanismos, así como a la declaración de los derechos de los pueblos indígenas.

A lo largo de estos años ha sido remarcable la determinación de los pueblos indígenas en la reivindicación de sus derechos y la capacidad de articulación que han sabido construir. El camino hacia la realización de sus derechos ha sido –tanto en México como en el resto del mundo– un paulatino avanzar, paso tras paso, no exento de obstáculos y a veces de retrocesos.

En México los pueblos indígenas han sido muy activos; sus luchas han sabido visibilizar su situación, posicionarse en la agenda pública y abrir fronteras, recibiendo solidaridad internacional e inspirando a otros pueblos. Día tras día se oye más fuerte la exigencia de estos pueblos a la libre determinación y a formas de autonomía que les permitan vivir y desarrollarse conforme a su cultura y voluntad: desde la elección de sus propias autoridades, la gestión de la seguridad mediante policías comunitarias, el manejo comunitario de los recursos naturales, la asignación del recurso directo a las comunidades, entre otras. Todo eso está respaldado en la declaración y en parte en la misma Constitución mexicana.