Quejas por altas cuotas escolares

el

Padres de familia aseguran que los directivos de la escuela primaria “Justo Sierra” elevan cuotas de inscripción sin consultarlos, además de discriminarlos por la pobreza extrema en que viven

Concepción Moreno

Filomeno Mata

Padres de familia se quejan de las cuotas que fijan los directivos de la escuela primaria “Justo Sierra”, sin consultarlos,  además de discriminarlos por la pobreza extrema en que viven en el municipio de Filomeno Mata que está considerado de alta marginación.

Padres de familia que tienen hijos en el citado plantel educativo omitieron sus nombres por temor a represalias, debido a que aún tienen hijos en esa escuela,  mientras que los mayores ya egresaron,  pero en su clausura fueron discriminados por la Directora,  quien les negó el acceso por no haber pagado la cuota de 340 pesos.

 

Los quejosos indicaron que cada año a los alumnos que se van a graduar les fijan una cuota sin previa consulta,  para la supuesta renta de sillas, fantasmas, adornos, refrigerio para la mesa de honor, un refresco, una invitación y un pase de tres personas que incluye al graduado, padrino y un padre de familia,  situación que causó molestia debido a que la familia quería acompañar a sus hijos en esta importante etapa de su vida.

Lo que más indignó a la sociedad  es  la discriminación que hicieron para los alumnos de escasos recursos,  al no permitirles participar en la clausura, toda vez que sus padres no pudieron reunir la cuota.

Aunque los padres de familia saben que la cuota no es precisamente para todo lo que indican los directivos del plantel, debido a que cuentan con sillas, fantasmas y los adornos los guardan y cada año utilizan el mismo  material, solo es mínimo lo que llegan a cambiar o alquilar.

La situación es que la directora de la escuela primaria, Eréndira González Flores,  hace  la clausura junto con el turno vespertino, logrando reunir una cantidad de más de $60 mil pesos que no se vio reflejado en nada y el corte de caja lo darán hasta septiembre,  como cada año, donde todas las cuentas les cuadran; además durante todo el año exige 30 botellas desechables a los alumnos y quien no las aporte tiene que pagar 50 pesos.

 

Padres de familia destacaron que los negocios en la escuela son constantes, e incluso hasta las boletas las están cobrando,  por lo que habrán de quejarse en la supervisión y si no les hacen caso tomarán las instalaciones del plantel.