Passerini va por más goles con CA

el

AGENCIA

No pudo ser de mejor forma. El primer gol de Lucas Passerini con Cruz Azul estuvo lleno de drama, apareció en el momento adecuado y aunque careció de estética y belleza, fue de lo más efectivo para que el equipo cementero lograra el empate momentáneo ante el Portmore United, mismo que colaboró a la victoria en el Caribe en los octavos de final de ida de la Concachampions 2020.

El delantero argentino tomó un rebote de media vuelta y disparó con gran potencia. El balón hizo un extraño y rebotó en la defensiva jamaicana, suficiente para un desvío que llegó directamente a la red. Lucas no festejó y sólo corrió con el balón al mediocampo, la competición otorgó oficialmente el tanto a su cuenta personal.

«Dicen que el primer gol es el más difícil, pero también el más feo. Muy contento por sacarme esa presión, el no haber anotado te lleva a ser ansioso, desesperado, ojalá sea el primero de muchos y a tratar de seguir por esta senda», admitió, con ese compromiso intacto de transportar ese olfato goleador a la Liga MX.

«Muy contento de poder jugar los 90 minutos en la Concachampions, tenía varios meses sin un partido oficial«, recordó el atacante, y es que su última participación dentro de los terrenos de juego fue con el Palestino de la Liga Chilena en octubre pasado. Tuvieron que pasar 127 días para que Passerini completara un juego otra vez.

La Máquina estuvo cerca de ser descarrilada al ritmo de reggae, pero la audacia del ariete sudamericano otorgó una esperanza, misma que cristalizó de manera positiva con el triunfo de último minuto. Los jugadores del Portmore dieron el encuentro de su vida, debido a que enfrentaron a uno de los históricos de la zona. Así lo considero el propio jugador. «Creo que sí nos jugaron a muerte, pero todos los equipos cuando se enfrentan a un grande como Cruz Azul sacan ese plus, esas ganas de querer mostrarse, tratan de ganar y conseguir el resultado. Nosotros peleamos hasta el último y aprovechamos esas situaciones que estuvieron a nuestro favor, no sé cómo decirlo si hubiésemos perdido allá, pero ellos lo hicieron bien con esa motivación», agregó.

La diferencia de nóminas es abismal, pero el argentino no lo toma como una ventaja y aseveró un gajo de exceso de confianza en el enfrentamiento. «No creo que se base en cuánto vale un equipo. Hubo un poquito de exceso de confianza, de no ir al fondo y dejarlos jugar. Casi tuvimos un traspié y por suerte lo sacamos adelante», admitió más sereno.

EXTRAÑARÁN A PABLO

Su viaje al país isleño arrojó un resultado positivo en el marcador, pero no así en la plantilla celeste. El defensor Pablo Aguilar sufrió una rotura de ligamento en la rodilla, por lo que se perderá el resto del semestre. Situación que no pasó desapercibida por Passerini y admitió la importancia que ocupa el paraguayo dentro de la institución. «Es una baja muy sensible para nosotros, para el grupo, para el equipo, lo de Pablo muy triste por el resultado de la lesión, prácticamente fuera del campeonato, dentro del grupo como persona lo que vale para nosotros, será una ausencia grande», remató.