Desencuentro entre “Open Arms” y gobierno

el

AGENCIA

La organización humanitaria Open Arms y el gobierno español, del socialista Pedro Sánchez, mantuvieron un desencuentro público después de que la administración ibérica ofreciera el puerto de Algeciras o el que eligieran los responsables de la embarcación, y éstos la rechazaran por motivos de seguridad.

La ONG acusó al gobierno español de “tergiversar la realidad” después de que la vicepresidenta, Carmen Calvo, asegurara que el buque tuvo la oportunidad de dirigirse a Malta al principio de la crisis pero prefirió tomar rumbo a la isla italiana de Lampedusa, donde se preveía que el ultraderechista ministro del Interior, Matteo Salvini, impediría su desembarco en territorio italiano.

Tras rechazar Open Arms dirigirse a territorio español, sus responsables publicaron un mensaje en las redes sociales que decía: “Ahora, después de 18 días de estancamiento, Italia y España parecen haber llegado a un acuerdo, identificando a Mallorca como un puerto de desembarco”. Casi de forma inmediata, el Ejecutivo español respondió con un duro comunicado, en el que señaló que “desmiente la existencia de ningún supuesto acuerdo con Italia” y que pese a que el gobierno de Salvini viola la legislación europea y la de su propio país, el gobierno español había decidido mantener abiertas las fronteras al buque humanitario.

Además advierte en el comunicado que ha solicitado a los responsables de la embarcación que “expongan sus necesidades y las del pasaje para navegar hacia España de forma forma segura” y que “hasta el momento no hemos recibido contestación clara y directa”.

Unas horas después, la vicepresidenta Calvo añadió que el buque “pudo entrar en Malta y no quiso, y se fueron para Italia”. Incluso añadió que “esa solución estaba ahí y estuvimos trabajando todo el tiempo porque el gobierno de Malta siempre dijo que no se quedaba con los migrantes, sino que se hiciera el reparto en el que participaban Francia, Alemania, Rumanía, Luxemburgo y España”, pero que pese a todo el buque decidió irse a Italia “con el pronunciamiento judicial de que le dejaban entrar en aguas italiana, pero no aclaraba si podía desembarcar, que es a lo que se ha acogido Salvini”.

Según el responsable de la ONG en Italia, Ricardo Gatti, la vicepresidenta española “tergiversa la realidad”, puesto que lo único que hubo fue un intento de trasladar a 39 personas en una patrullera maltesa y cuando 121 personas ya llevaban 12 días en el buque. Y añadió que la “solución que propone España es ridícula y denota falta de intención por parte del gobierno de solucionar la crisis”.

La ONG sugirió enviar un avión para transportar a España a los 107 migrantes atorados en la costa de Italia a bordo de su buque, y así poner fin a un estancamiento con el ministro del interior italiano que no permite que buques de rescate privados entren a los puertos del país.